El nombre

Denominación

El nombre oficial de este espacio es el de Bardenas Reales que se suele completar con de Navarra. También se utiliza el nombre en singular y se sustituye el “reales” por “del rey”, la denominación más común es la de el simple “Bardenas”.

La pronunciación de la palabra “Bardena” suele realizarse de dos formas diferentes, en llana o en esdrújula (esto es como “Bardena” o Bárdena”). La denominación de “Bardena” sin acento es la que figura en los documentos oficiales desde la Edad Media, el acento parece ser que proviene de la pretensión de distinguirse de los campesinos. Sin tilde figura en la documentación de la Junta de Bardenas y en las diferentes leyes que la afectan así como en los Anales de Moret y Aleson y en la obra de los más importantes historiadores, geógrafos y juristas que escribieron sobre ellas. De todas formas en el Diccionario de la Academia de la Historia figuraba en 1850, con las correcciones de Madoz, la palabra acentuada. La acentuación o no de la palabra Bardenas se ha vinculado al “vascófilos” que quisieran ver en ella un origen más éusquero, aunque se da en las dos vertientes, en la acentuada y en la no acentuada. Ya a finales del siglo XX en publicaciones del Gobierno de Navarra ha aparecido la palabra Bárdenas acentuada.

La utilización del singular es tan vieja como el propio nombre. Ya en 1092, en el fuero de Arguedas otorgado por Sancho Ramírez se dice in tota mea bardena. En los pueblos que componen la comunidad de Bardenas se habla de su bardena denominando de esta forma a la “Bardena de Caparroso”, la “Bardena de Arguedas”, etc… pareciendo que tienen alguna propiedad dentro del espacio de Bardenas cuando no es así.

Etimológica

La hipótesis más aceptada es la que expuso Olóriz que dice que:

Parece corrupción de las voces éuscaras Abar-dena, todo ramaje

Hay otras hipótesis que siguieren, como la de José María Iribarren, que el nombre de Bardena proviene de “pardina” o “paradina” que se usa en el Alto Aragón para designar “monte bajo de pasto, donde suele haber corrales para el ganado lanar”.

El Diccionario de voces españolas geográficas relaciona la palabra “bardena” con “barda” (cerca o seto de espinos) y dice que su significado sería prado o bosque cerrado con barda. También se da el planteamiento de relacionar “Bardena” con “bardana” (nombre de con las que son conocidas las plantas Arctiurn minus y Xanthium strumariurn aunque no parece que haya relación alguna.

Otros nombres de usados en Bardenas

Según el Mapa Topográfico Nacional y en otras fuentes catastrales y de la Comunidad de las Bardenas, la mayoría de las voces que dan nombre a los lugares o accidentes geográficos de las Bardenas son de origen romance y en menor medida vasco. La influencia del euskera en esa geografía, en la que la lengua vasca se perdió muy tempranamente, se ha mantenido por ser el lugar de invernada de los rebaños de los pastores de los valles del Roncal y Salazar, en los que la lengua se ha mantenido viva hasta bien entrado el siglo XX. Nombres como Landazuría (landa = tierra de labor, zuria = blanco), Belcho (de beltza = negro) o Pisquerra son de inconfundible origen éuscaro.

Muchos de los nombres que se utilizan en Bardenas para la denominación de diferentes partes o lugares provienen de personajes que tuvieron alguna relevancia. Es corriente que los lugares donde se ubicó, o ubica, un corral o chabola sea nombrado con el apellido o mote de su constructor o usufructuario y que este se extienda al territorio circundante. Algunos de los nombres que se oyen por las Bardenas son: Blanca, Plano, Landazuría, Trilluelos, Cornialto, La Estroza, cabezo Lobo, cabezo del Águila, Caldero, Pisquerra, Cortinas, Tres Hermanos, Belcho, Cruceta, Angarillones, Rallón, Ralla, Rincón del Bu, Balcón de Pilatos, Alfarillo, Bandera, Tres Montes, Cabezo Mocho, el Abejar, Negra y sus Caídas y Omias o Umbrías.