Parque natural

El 6 de abril de 1999 se declara mediante la Ley Foral 10/1999, aprobada por el Parlamento Foral Navarro, a las Bardenas Reales como Parque Natural. De toda la extensión de las mismas quedan excluidas las siguientes áreas; Hondo de Espartosa, con 272 Ha; Bandera, con 43 Ha; Cinco Villas, con 13 ha y Polígono de Tiro, con 2.244 ha. Ya en 1987 se había aprobado la Ley Foral 6/1987 dio comienzo a la creación de la Red de Espacios Naturales de Navarra entre los que se encuadra las Barcenas Reales.

Las especiales características de las Bardenas, atendiendo la singularidad de su paisaje, sus ecosistemas y a su riqueza natural, son las que propician la declaración como Parque Natural aún cuando la intervención humana es muy alta.

El parque Natural esta regido por el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de Bardenas, el llamado PORN.

Las finalidades que justifican la declaración de las Bardenas Reales como Parque Natural son las siguientes:

Conservación y protección de los valores propios del área.

Ordenación de los recursos y de su explotación.

Mantenimiento y gestión de los bosques y montes por las Entidades Tradicionales, con primacía del interés público.

Difusión del conocimiento de la naturaleza y de la necesidad de su preservación.

Desarrollo armónico e integrado con el área de los núcleos de población próximos.

Ordenación y control de las actividades recreativas y su integración en el medio.

Los importantes hábitat de aves que existen en las Bardenas han dado lugar, siguiendo la directiva europea, a crear varias zonas especiales de protección, las llamadas ZEPAs. Se han creado dos ZEPAs diferenciadas, una está formada por el Plano y la Bardena Blanca Alta y la otra por Rincón del Bú, La Nasa y Tripa Azul.

Zonas de protección

El Parque Natural de las Bardenas Reales esta estructurado en diversas zonas de protección fruto de un estudio sobre sus elementos naturales y de los diferentes usos y aprovechamientos que se dan en él.

Se han realizado nueve zonas atendiendo a objetivos, criterios orientadores y tratamientos normativos diferentes. Estas zonas son:

Zona de Reserva Natural.

La zona de Reserva Natural está compuesta por el Rincón del Bú, marcada como RN-36, y las Caídas de la Negra, marcada como RN-37. Estas zonas fueron declaradas Reserva Natural por la Ley Foral 6/1.987.

La superficie protegida por esta figura es de 1.917 ha (un 4,6% de la superficie total) de esa superficie 460 ha son del Rincón del Bú y 1.470 ha de Caídas de la Negra.

La Reserva Natural de Caída de la Negra se extiende por las laderas de la Plana de la Negra. La vegetación más relevante es la compuesta por pinares con coscoja y corcojales densos. Dentro de la misma hay una zona dedicada a labores agrícolas de secano. Su fauna es la propia de los ecosistemas mediterráneos. La altitud está comprendida entre los 370 y 640 msnm.

El Rincón del Bú, situado en el borde sur de la Blanca, tiene una relevancia especial en cuanto a la riqueza de aves rapaces, en especial el búho real. La vegetación está compuesta por sisallares, ontinares, romerales y tomillares.

Aunque legalmente no se incluya en las zonas de Reserva Natural de las Bardenas al ser término municipal de Valtierra, el Vedado de Eguaras, marcado como RN-31, es una Reserva Natural.

Zona Periférica de Protección de Reserva Natural.

Los terrenos circundantes a las Reservas Naturales constituyen las Zonas Periféricas de Protección. En estas zonas se da un aprovechamiento tradicional basado en la agricultura de secano, la explotación ganadera y la caza.

La superficie de estas zonas suma 1.074 ha (que viene a ser un 2,6% del total) y está constituida por las 257 ha del Rincón del Bú, 660 de las Caídas de la Negra; y 157 ha del Vedado de Eguaras.

Zona de explotación agrícola extensiva.

Está compuesta por terrenos dedicados a las labores agrícolas de secano y a pastos cuando están en barbecho y rastrojo. Están distribuidas por todas la Bardenas.

Zona agrícola extensiva especial.

Son zonas que, aún teniendo una dedicación a la explotación agrícola, están incluidas en las Zonas de Especial Protección para las Aves, ZEPA. Están compuestas por parcelas de secano que, al igual que el anterior, se utilizan para el pasto del ganado en los periodos en los cuales no hay producción. Debido a su singularidad ambiental precisan ser preservadas de otros usos.

Zona agrícola intensiva.

Son zonas que se dedican a la agricultura de regadío. Suponen un 3,5% de la superficie total de las Bardenas, 1.460 ha y se ubican en los siguientes espacios; Val del Rey, con 6 ha; Landazuría, con 510 ha; Barranco de Agua Salada, con 220 ha; Espartosa, con 273 ha; Cruceta, Belcho, Raso de Javielo, con 262 ha; Bardenilla, con 53 ha y las inmediaciones del Canal de Tauste, con 136 ha.

Zona ganadero forestal.

Está compuesta por las áreas cubiertas de vegetación natural o desprovista de ella. Distribuidas por todas la Bardenas de una forma heterogénea, ocupan una superficie de 17.287 ha, lo que representa un 41,3% de la superficie total. Su vegetación está compuesta de matorrales y arbustos, de zonas húmedas, comunidades salinas y suelo sin cubierta.

Zona de usos especiales.

Estas zonas están excluidas de la demarcación del Parque Natural a no tener relevancia significativas. Son terrenos usados para el aprovechamiento agrícola y ganadero que ocupan una superficie de 328 Ha., lo que representa el 0,8% del total. Están compuestas por las siguiente zonas; Hondo de Espartosa, con 272 ha; Bandera, con 43 ha y Cinco Villas, con 13 ha.

Zona de acondicionamiento turístico y recreativo.

Compuestas por terrenos de uso agrícola que han sido destinados a la creación de infraestructura lúdica para servicios turísticos y recreativos, estos terrenos fueron desafectados para la construcción del embalse del Ferial. Tienen una superficie de 5 ha, lo que es un 0,01% del total y se sitúan entorno al embalse del Ferial.

Zona de uso militar.

La zona de uso militar incluye el polígono de tiro del Ejercito del Aire, sus instalaciones y la balsa de Zapata. Está excluida del Parque Natural y destinada a la práctica de ejercicios de tiro aéreo. Supone una superficie de 2.244 ha, un 5,4% del total. Ocasionalmente se aprovecha los extremos de la zona para aprovechamiento ganadero.

Espacios

Entre las diversas “riquezas” que guarda el parque, la paisajística es una de las más relevantes, aún cuando no está considerado como monumento natural, el Castildetierra cumple plenamente la Ley Foral que regula dicha materia al ser “formación geológica única en Navarra, singular y de interés especial por sus valores paisajísticos y educativos, al servir de modelo para explicar y razonar los altos procesos erosivos existentes en Bardenas”. No sólo es este cabezo el que destaca en el árido paisaje bardense, hay otros lugares que tienen una especial relevancia. Se estima que con las condiciones meteorológicas normales (las que se producen habitualmente) el Castildetierra tiene una vida de unos cuarenta años.

Los cabezos y cortados son los elementos paisajísticos más llamativos de todo el Parque Natural. Se hallan por toda la Bardena, a excepción del Plano, pero destacan en la Blanca. Los cabezos más importantes son; Chirimendía, Alto de las Cañas, Punta del Cuervo, Puy Águila y La Gorra y los cortados de Cornialto y La Estroza, en la Blanca Alta y Pisquerra, Angarillones, Rallón, Sanchicorrota, La Junta, Tres Hemanos, Cortinas y Mesalobar en la Blanca Baja. Entre la Blanca y la Negra están; Portal, Chimorra, Cabezo Hermoso, La Nasa, Tres Montes, Cabezo Gancho, San Antón y Monte Olivete. En la zona sur tenemos El Aguilar y el Fraile.

Los cortados relevantes son; Cornialto y La Estroza en la Blanca Alta, La Ralla en la Baja; Rincón del Bú y el Balcón de Pilatos en la Negra.

Estos elementos tienen interés paisajístico y ecológico, ya que es un biótopo que utilizan muchas especies, especialmente rapaces, para nidificar.

Los barrancos son otro de los elementos relevantes del paisaje bardense. Son grandes surcos excavados por las aguas de escorrentía que forman una extensa red por todas la Bardenas. Constituyen el elemento natural de drenaje. Son refugio para muchas especies y albergan gran cantidad de biótopos. Tienen una biodiversidad muy elevada y en ellos podemos encontrar desde medios acuáticos con vegetación palustre hasta espartales, ontinares, romerales, saladares y tamarizales.

El Plano no está afectado por este elemento fruto de la erosión, por lo demás, las otras zonas de las Bardenas no se libran de ellos. Los más relevantes son, Agua Salada que atraviesa los parajes de Landazuría y Espartosa; las Cuevas, Bodegas, Morico Judío, del Águila y el del Caldero que son tributarios del barranco Grande o de Limas, el más importante del parque, en la Bardena Blanca que también es cruzada por los del Vedado, Cortinas, Andarraguía, Valfondo, el del Bú y el de Tripa Azul. Al sur tenemos los de Tudela y sus tributarios de la Val de Santa Catalina, de la Tejera, Alfarillo y La Junquilla. Y al sur de la Negra están los de Valdenovillas, Torres de Leoz y Modorra.

Reserva de la biosfera

Las Bardenas Reales fueron declaradas Reserva de la Biosfera el 7 de noviembre de 2000 por la UNESCO. El territorio de la Reserva coincide con el del Parque Natural que guarda en su interior dos Zonas Especial Protección para las Aves y tres Reservas Naturales (incluyendo el Vedado de Eguaras).

Las Bardenas Reales de Navarra es la decimoséptima Reserva de la Biosfera que se reconoció en España y la primera de Navarra. La superficie reconocida es de 39.273 ha.

Polígono de tiro

En el centro del Parque Natural de las Bardenas Reales, excluido de éste, se encuentra el Polígono de Tiro de Bardenas, un terreno de 2.244 ha usado por el Ejército del Aire. En él se realizan prácticas de tiro y bombardeo con bombas sin carga.

Este polígono nació en 1951 con la firma de un contrato de arrendamiento entre el Estado y la Comunidad de las Bardenas Reales por 25 años, prorrogándose en 1976 hasta junio de 2001 y volviéndose a prorrogar hasta 2008.

Anualmente, a principios de junio, se realiza una marcha popular de protesta en contra de la presencia militar en las Bardenas. Esta marcha es apoyada por diferentes colectivos sociales y partidos políticos.